Solomillo de cerdo con miel y mostaza

INGREDIENTES

1 Solomillo de cerdo

  • 1 Cebolla grande
  • 1 Diente Ajo
  • 3-4 Cucharadas mostaza de Dijon
  • 3 Cucharadas miel
  • 125 ml Vino blanco

Pimienta molida

Orégano

Tomillo

Aceite de oliva virgen extra

Sal

PREPARACIÓN

En primer lugar, el solomillo debe estar a temperatura ambiente para que quede lo más jugoso posible, debemos dejarlo un buen rato fuera del frigorífico.

Lo limpiamos bien y lo cortamos en rodajas. Echamos 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra en una sartén dejándola calentar hasta que empiece a salir humo, ponemos las piezas entre 30 segundos y 3 minutos por cada lado (dependiendo del grosor del corte y de cuánto quieres que esté hecho), añadimos un poco de sal a cada trozo, un poco tomillo (opcional). Vamos retirando y reservamos.

En la misma sartén incorporamos el ajo bien picadito y la cebolla previamente cortada en juliana, brouinose (al gusto), un poco de sal, tomillo y orégano. Cuando esté transparente añadimos el vaso de vino, esperamos un poco (para que se evapore el alcohol); le ponemos las 3-4 cucharadas de mostaza y la miel. Mezclamos todo y lo dejamos unos minutos a fuego medio alto para que se integren bien todos los sabores junto con la sustancia que nos quedo al pasar los trozos de solomillo.

Añadimos las piezas de solomillo y dejamos cocinar unos minutos a fuego suave (siempre revolviendo).

Nos quedará una carne muy jugosa con un sabor exquisito y una salsa maravillosa.

A %d blogueros les gusta esto: